¿Cómo elegir un cepillo de dientes?

sermadent-single-banner

¿Cómo elegir un cepillo de dientes?

Es fundamental que tengamos el cepillo de dientes que más se adapta a las necesidades de cada quien, pues permite facilitar una buena higiene dental. ¿Cómo elegir el mejor cepillo de dientes? Existen de diferentes colores, tamaños y cerdas, pero antes de elegir lo más conveniente es saber cuántos tipos de cepillos existen y sus ventajas.

Tipos de cepillos dentales y características.

Hay varios tipos de cepillos dentales. La primera clasificación separa los convencionales de los eléctricos.

Los primeros, es decir los convencionales, son los más comunes. Unos tienen cerdas más duras que otros. Casi siempre hay tres o cuatro filas de cerdas. Y esto es genial porque así se conservan una buena higiene dental.

Los cepillos eléctricos resultan más prácticos y operan de forma automática o casi automática. Solo se debe aprender a usarlo con la técnica adecuada para que elimine del mejor modo la placa bacteriana.

Los cepillos periodontales tienen dos tiras de cerdas y son ideales para tratar inflamaciones gingivales y otros relacionados con problemas periodontales. También los usan los niños y las personas que usan ortodoncia, por lo que es más fácil eliminar los restos de comidas.

Asimismo, están los cepillos interproximales cuyo diseño permite alcanzar el espacio entre las muelas y los dientes. De este modo se eliminarán más fácilmente la comida acumulada. Son ideales para limpiar los dientes de porcelanas y cuando hay mucho espacio entre los dientes.

Otra característica de los cepillos que determina una clasificación es la dureza.
Y es que según cuán duros sean, los cepillos pueden ser:

  • Suaves: son los recomendados para personas con problemas de salud bucal.
  • Medios: tiene las cerdas más duras que los primeros, pero son lo suficientemente fuertes para eliminar la placa dental. Se utilizan con
    bastante frecuencia.
  • Duros: tiene cerdas rígidas. No se les aconseja a todo el mundo porque pueden llegar a causar molestias en las encías y en las piezas dentales.

¿Cómo elegir el más adecuado?

Luego de ver cuántas clases de cepillos existen, también se recuerda tomar en cuenta el tamaño de la boca. No se busca tener desproporciones muy notorias que solo vayan a perjudicar los dientes y las encías.

A continuación algunos consejos que dan algunos odontólogos en España:

  • El cepillo debería tener una dureza media. Así se elimina el resto de alimentos sin perjudicar el esmalte dental ni causar sensibilidad.
  • El mango debe ser flexible con forma ergonómica para que se adapte a las manos.
  • El cabezal debe ser proporcional al tamaño de la boca para que pueda llegar a todas las áreas de los dientes y garantice una limpieza profunda.

Por lo general, los cepillos que tienen forma de cono son mejores porque cubren más áreas y los de cerdas recortadas hacen más contacto con la superficie de los dientes.

Cabe señalar que hay unos cepillos adaptados a un tipo de dientes específico de aquellos que tienen una discapacidad. Estas personas deben elegir mejor los cepillos y usarlos de modo que no les empeore sus condiciones.

Frecuencia para renovar el cepillo

La renovación del cepillo dental debe ser frecuente porque es sinónimo de buen hábito de higiene dental. El lapso más adecuado es cada tres meses
porque en ese tiempo las cerdas se gastan. La principal razón para cambiar el cepillo dental es que un cepillo nuevo puede eliminar más placa que uno viejo. Otra razón convincente es que los cepillos viejos tienen las cerdas en mal estado que lastiman las encías y pueden causar lesiones donde haya acumulación de bacterias.

El cepillo también debe cambiarse inmediatamente de que se contraiga un resfriado u otra enfermedad que se contagie por la boca. Cuando hay resfriado, hay bacterias que pueden volver a producir el malestar. Entonces, hay que evitar volver a enfermarse.

Instagram
Facebook
Twitter
Pide Cita